top of page

Características neuropsicológicas de niños escolares con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad


Por: Neuropsicóloga María José Carreto



El TDAH se puede observar en un 3% a 9% de la población y es una situación de salud pública que involucra compromiso en las esferas psicológicas, educativas y sociales de los niños. Dentro de algunos modelos de TDAH se señala la dificultad en la regulación como una de las principales características de este trastorno, esta se entiende como la capacidad para regular el esfuerzo atencional y la motivación que son los mecanismos básicos de las funciones ejecutivas.

 El TDAH hace referencia a diversas alteraciones cognitivas en las cuales el problema central se relaciona con el nivel atencional (codificación, búsqueda, toma de decisión y organización motora), el estado de alerta (esfuerzo y activación) y el nivel de funcionamiento ejecutivo (planificación, detección de errores y corrección).


Dentro de la literatura es común encontrar que los lóbulos frontales son las estructuras cerebrales asociadas a este trastorno. Sin embargo, el TDAH no se reduce a un solo tipo de dificultad generalmente asociada a la atención, se muestra también una desorganización selectiva de diversos factores neuropsicológicos, es decir existe un insuficiente desarrollo funcional de sectores frontales, témporo-parieto-occipitales (TPO) y subcorticales, también a nivel psicológico se encuentra una afectación de la función reguladora de lenguaje que es importante para la dirección de la actividad a un objetivo.

Los sectores frontales son los encargados de programar, planear, regular y verificar la acción humana, desempeñan un papel importante en el surgimiento y conversación de los estados de activación cortical, existen al menos dos sistemas encargados de la regulación del trabajo cerebral, lóbulos frontales, estructuras subcorticales junto con el sistema reticular.



Características de escolares con TDAH

  • Pierden el objetivo de las tareas.

  • Dan respuestas impulsivas.

  • Imposibilidad de regulación de la actividad a partir del lenguaje del adulto o de su propio lenguaje.

  • Interrupciones constantes.

  • Perseveraciones verbales y motoras.


Las bases cerebrales que subyacen al TDAH no se limitan a una zona cerebral especifica, sino que involucran sectores corticales terciarios anteriores frontales y posteriores (TPO) así como subcorticales (formación reticular).

Esta información es un ejemplo del efecto sistémico en los mecanismos neuropsicológicos debilitados y su impacto en la actividad de los niños, también brinda información sobre la manera en la cual se debe realizar en programa de corrección neuropsicológica que vaya de acuerdo a las necesidades especiales de cada niño y que pueda integrarse con sus gustos e intereses para fortalecer su actividad psicológica y sus relaciones sociales con sus pares y su familia.

 

 

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page