top of page

FRUSTRACIÓN EN NIÑOS


Por: Psicóloga Daniela Flores




La frustración es una emoción común, la cual todos hemos llegado a experimentar, la cual es conformada por una mezcla de decepción, ira, molestia, suele surgir cuando existe dificultad para comunicar las necesidades, expresar emociones y lograr metas. En los niños se suele presentar cuando no logran conseguir algo que quieren, entender una situación y/o realizar algo que esperaban con ilusión.

En ocasiones la frustración puede manifestarse de diferentes maneras en los niños, algunos niños pueden llorar, gritar o patalear, otros pueden retraerse o aislarse, algunos niños incluso pueden recurrir a la violencia.

Es importante guiar a los niños a manejar de una forma más asertiva su emoción, permitiéndoles sentirla y expresarla. Se debe fomentar un ambiente con comunicación abierta y una escucha activa, brindándoles habilidades y apoyo emocional para un mejor manejo de la emoción.


Aquí hay algunos consejos para ayudar a los niños a manejar la frustración:

  • Validación de emociones: Asegúrate de que el niño sepa que está bien sentirse frustrado. Valida sus emociones para que se sienta comprendido.

  • Comunicación abierta: Anima al niño a expresar lo que siente. Pregúntales sobre su día y sus experiencias, y escucha con empatía.

  • Enseñanza de habilidades de afrontamiento: Enséñales técnicas para calmarse, como respirar profundamente, contar hasta diez o dar un paseo corto. Estas habilidades les ayudarán a enfrentar la frustración de manera más tranquila.

  • Fomentar la resolución de problemas: Anima al niño a encontrar soluciones prácticas para superar sus frustraciones. Esto les da un sentido de control y autonomía.

  • Establecer expectativas realistas: Asegúrate de que las expectativas sean apropiadas para la edad del niño. Esto reduce la posibilidad de frustración por metas inalcanzables.

  • Modelar comportamientos positivos: Los niños aprenden observando a los adultos. Si ven que manejas las frustraciones de manera positiva, es más probable que imiten esos comportamientos.

  • Recompensar el esfuerzo: Enfócate en el esfuerzo y la perseverancia en lugar de solo en los resultados. Esto ayuda a construir la resiliencia y la paciencia.

  • Crear un ambiente de apoyo: Asegúrate de que el niño se sienta respaldado en casa y en la escuela. Un ambiente de apoyo contribuye a una mayor tolerancia a la frustración


Si la frustración de su hijo es grave o si está interfiriendo con su vida cotidiana, es importante buscar ayuda profesional. Un terapeuta puede ayudar a su hijo a desarrollar habilidades de afrontamiento más efectivas.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page