top of page

¿QUÉ ES El SINDROME DEL NIÑO HIPERREGALADO?


Por: Neuropsicóloga Paulina Baltazar



Esta época del año está llena de sorpresas, la navidad es un momento para reencontrarte con tus familiares, reflexionar, recordar a nuestros seres queridos y por supuesto que no podemos dejar a un lado el emotivo momento de los regalos: son los pequeños de la casa los que más disfrutan de la magia de la navidad, pues es momento de incluir en sus cartas todos los regalos que le pedirán a santa Claus y los reyes magos, después esperan con gran fantasía y emoción a ver lo que “les han traído”. Pero ojo, esa emoción y expectativa puede ser excesiva y contraproducente en algunos casos. Por lo anterior, los especialistas consideran que el papel de los adultos es fundamental para guiar, regular y acompañar emocionalmente a los peques en relación a la demanda de regalos con la finalidad de no despertar en ellos el síndrome del niño hiperregalado.


¿En qué consiste?

Aunque para algunos expertos el término “Síndrome” es innecesario o exagerado para la situación, consiste en “una saturación de la capacidad de percepción-asimilación de la recepción de regalos por un exceso de estos”. Lo anterior, puede llegar a producir en los menores una incapacidad de percibir o registrar el valor cualitativo con base a sus características (valor de uso) y reducen cada regalo en la característica cuantitativa; es decir que solo toman en cuenta cuantos les han dado, si son muchos o son pocos e incluso pueden entrar en competencia con coetáneos por el número de regalos recibidos. De hecho, si un infante recibe un menor número de regalos esperados puede producir en ellos frustración y bloqueo perceptivo emocional.

Por lo anterior, se sabe que los niños pueden sentir importante enojo al darse cuenta que no se han alcanzado sus expectativas de regalos comparada con otros niños o con años anteriores por lo que puede presentarse poca tolerancia a la frustración, perdida de interés e ilusión o sobreestimulación son otros de los efectos que pueden repercutir en el desarrollo socioemocional como resultado de un exceso de regalos.

Es importante mencionar que; los niños y niñas no tienen la capacidad para poder concentrarse y disfrutar tal cantidad de objetos ya que el cerebro del infante no está preparado para recibir el elevado estimulo que le produce tener tantos objetos e información al mismo tiempo, por lo que el efecto colateral puede resultar en apatía por los mismos.



Algunas de las consecuencias emocionales pueden ser:

  • Poca tolerancia a la frustración

  • Desregulación emocional

  • Insatisfacción y la necesidad de siempre querer más y más

  • Apatía

Por lo anterior, te dejo algunos tips para evitar hábitos consumistas y por lo consiguiente el síndrome del niño hiperregalado:


Implementa la regla de los 3 regalos:

  • Algo para alimentar el cerebro: pueden ser juegos didácticos, material educativo, libros, cuentos con los cuales aprendan

  • Algo que realmente necesite: puedes realizar una actividad de análisis en donde se les cuestione que objetos o accesorios de uso diario necesitan, pueden ser objetos para la escuela, cuarto o accesorios para uso personal.

  • Algo que realmente desee: puede ser cualquier juguete que sea de su agrado.

Por otro lado, si en este momento ya tienes un exceso de regalos y/o familiares y amigos les hacen más obsequios a tu peque, te sugiero guardar e ir sacándolos durante el año, esto favorece que tu hijo disfrute con emoción, se concentre en un solo estímulo y que no se sature de objetos.

 

 

9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page