top of page

RESILIENCIA INFANTIL ¿CÓMO FOMENTARLA?

Por: Psicóloga Daniela Flores



La resiliencia es un concepto clave en el ámbito de la psicología infantil y se ha convertido en un enfoque importante para la promoción del bienestar y la salud mental en la infancia.

 La resiliencia infantil se refiere a la capacidad de los niños para superar adversidades y situaciones difíciles, adaptarse positivamente a cambios y enfrentar el estrés de manera efectiva. Los niños resilientes tienen la capacidad de recuperarse de experiencias traumáticas o estresantes y desarrollar habilidades para afrontar los desafíos de la vida. La resiliencia no es un rasgo fijo, sino un proceso que se puede fortalecer a lo largo del tiempo.


Algunos factores que pueden contribuir a la resiliencia infantil incluyen:

         Relaciones afectivas:

  • Vínculos seguros con adultos, como padres, cuidadores o maestros, que proporcionan apoyo emocional y afecto.


         Habilidades sociales:

  • Desarrollo de habilidades sociales y emocionales que les permitan relacionarse de manera positiva con los demás y resolver conflictos.


         Autoestima y autoeficacia:

  • Desarrollo de una autoimagen positiva y la creencia en la capacidad de enfrentar desafíos.


         Habilidades de afrontamiento:

  • Desarrollo de estrategias efectivas para hacer frente al estrés y a las dificultades.


         Apoyo comunitario:

  • Conexiones con la comunidad y acceso a recursos que pueden ofrecer apoyo adicional.


         Entorno seguro y estructurado:

  • Un entorno estable y estructurado que proporciona rutinas y límites claros.


Es importante destacar que la resiliencia no significa que los niños no enfrentarán dificultades o que no experimentarán dolor emocional. Más bien, implica la capacidad de afrontar y superar estas dificultades de manera saludable. Los adultos desempeñan un papel crucial al fomentar la resiliencia infantil a través de relaciones de apoyo, modelos de comportamiento positivos y la creación de entornos seguros y estimulantes.


¿Cómo fomentarla?

Fomentar la resiliencia en niños implica crear un entorno que promueva el desarrollo de habilidades emocionales, sociales y cognitivas que les permitan enfrentar los desafíos de la vida de manera efectiva. Aquí hay algunas estrategias para fomentar la resiliencia en niños:


         Establecer relaciones afectivas:

  • Construir vínculos afectivos sólidos con los niños, ya sea como padres, cuidadores o maestros. Las relaciones de apoyo y afecto son fundamentales para el desarrollo de la resiliencia.

         Fomentar la autoestima:

  • Ayudar a los niños a desarrollar una imagen positiva de sí mismos. Reconocer y elogiar sus logros, esfuerzos y habilidades contribuye a fortalecer su autoestima.

         Enseñar habilidades sociales y emocionales:

  • Promover el desarrollo de habilidades sociales, como la empatía y la comunicación efectiva. Enseñar a los niños a reconocer y manejar sus emociones de manera saludable contribuye a su capacidad de afrontar el estrés.

         Fomentar la autonomía:

  • Permitir que los niños tomen decisiones apropiadas para su edad y asuman responsabilidades. La sensación de control sobre su entorno promueve la autoeficacia y la resiliencia.

         Enseñar habilidades de afrontamiento:

  • Ayudar a los niños a desarrollar estrategias de afrontamiento saludables, como la resolución de problemas, la búsqueda de apoyo y la expresión emocional.


         Proporcionar un entorno seguro y estructurado:

  • Crear un ambiente predecible y seguro con rutinas claras. Esto brinda a los niños un sentido de estabilidad que es fundamental para su desarrollo emocional.

         Promover el pensamiento positivo:

  • Enseñar a los niños a adoptar una mentalidad positiva y a ver los desafíos como oportunidades de aprendizaje. Fomentar la resiliencia implica ayudarles a cambiar su perspectiva ante situaciones difíciles.

         Modelar comportamientos resilientes:

  • Los adultos son modelos importantes para los niños. Mostrar cómo se enfrentan positivamente a los desafíos y cómo manejan el estrés puede ser una poderosa lección.

         Facilitar el acceso a recursos comunitarios:

  • Conectar a los niños con recursos y apoyo comunitario puede ampliar sus redes de apoyo y brindarles herramientas adicionales para afrontar desafíos.

         Fomentar la resolución de problemas:

  • Ayudar a los niños a desarrollar habilidades para abordar problemas de manera proactiva y encontrar soluciones. Esto contribuye a su sensación de control y capacidad para superar obstáculos.



Cada niño es único, y las estrategias para fomentar la resiliencia pueden adaptarse según sus necesidades individuales. La clave es crear un entorno de apoyo que promueva el desarrollo de habilidades necesarias para enfrentar la vida con confianza y adaptabilidad.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page