• Terapista lenguaje Abril Parra B.

Terapia de lenguaje en pacientes con paladar hendido

Actualizado: 14 abr

Por: Terapista de lenguaje. Abril Parra Barrales


El labio y paladar hendido, también conocido como fisura labio palatina, es la malformación craneofacial congénita más frecuente, producida por una falla en la fusión de procesos faciales durante períodos cruciales en el desarrollo embrionario.


Los pacientes con este tipo de malformación requieren de Terapia del Lenguaje pues podemos encontrar trastornos en la resonancia y en la articulación (TSH). Es decir, una alteración en la producción articulatoria de los sonidos (fonemas), lo cual, afecta que sea difícil comprender lo que dice cuando habla una persona con paladar hendido.


De esta forma, se puede observar, que como resultado de poseer paladar hendido, se pueden presentar trastornos de articulación.


Un trastorno de la articulación es cuando un niño tiene problemas para emitir sonidos específicos del habla. El habla propia del paladar hendido se refiere a errores en los sonidos del habla que son más frecuentes en los niños con esta afección. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Oclusivas glotales: formadas por una interrupción del flujo del aire cuando el niño fuerza las cuerdas vocales (ubicadas en la laringe u órgano de fonación). Esta interrupción de la salida del aire puede hacer que suene como si el niño estuviera omitiendo una consonante

  • Fricativas nasales: formadas al dirigir el flujo del aire a través de la cavidad nasal, en vez de a través de la cavidad oral, mientras hablan.

  • Fricativas faríngeas: formadas al apretar la base de la lengua contra la parte posterior de la garganta y liberar el flujo de aire al hablar.

  • Oclusivas palatales medio-dorsales: formadas cuando la parte media de la lengua entra en contacto con la parte media del paladar y se usan en lugar de los siguientes sonidos: T, D, K y G. Cuando el niño pronuncia una oclusiva palatal medio-dorsal, esta suele sonar entre la T y la K.


Un trastorno de la resonancia se refiere a una cantidad inusual de sonido nasal cuando un niño está hablando, lo que puede dar lugar a:


  • Hipernasalidad (un exceso de sonido nasal): Hace que el niño tenga un habla nasal.

  • Hiponasalidad (una falta de sonido nasal): Hace que el niño suene como si tuviera un resfriado.

  • Resonancia mixta: Un poco de ambas cosas a la vez.


¿Cuáles serían las metas a lograr en el área del lenguaje?

  • Establecer una articulación correcta (punto - modo de articulación y vocalización).

  • Asegurarse de que haya una buena presión oral durante la emisión de sonidos.

  • Establecer nuevos patrones motores del habla que sustituyan a los errores en los sonidos del habla iniciales.


¿Cómo se trabaja?


Las sesiones son individuales, siempre en presencia de los padres, pues es un trabajo en equipo y las actividades que se realizan en sesión, las deben practicar en casa para lograr un avance.


Los pasos son los siguientes:


  1. Creación de historia clínica: Se inicia creando una historia clínica para conocer los antecedentes del paciente.

  2. Realización de pruebas de desarrollo: Se llevan a cabo pruebas de acuerdo a la observación clínica del terapista de lenguaje, la edad del paciente y lo comentado por los padres de familia.

  3. Creación de objetivos: Se crean objetivos para poder cubrir las necesidades del paciente, que en este caso sería lograr una comunicación óptima.

  4. Realización de plan de seguimiento: El terapista de lenguaje, crea un plan para de trabajo con ejercicios, para cumplir con los objetivos pactados.

  5. Ejecución de ejercicios: Se ponen en marcha los ejercicios creados, en casa y en las sesiones.

  6. Valoración: Se valora al paciente recurrentemente para observar los avances y sí hace falta modificar algún ejercicio. Si todo marcha adecuadamente, la valoración establece el final del tratamiento y se da de alta al paciente.


¿Cuál es el tiempo de duración de las terapias?


En la terapia de Lenguaje, el número de sesiones depende del nivel de afección del paciente, la dificultad en el diagnóstico y del compromiso y apoyo de los padres en el proceso terapéutico. En el caso de un paciente con paladar hendido, el tiempo de duración suele ser largo o permanente. Lo habitual, es que se realice 2 sesiones a la semana y a medida que avanza el proceso, estas se vayan distanciando para darle tiempo al paciente de aplicar las estrategias brindadas en la terapia.


Si un paciente con paladar hendido acude a terapia de lenguaje desde que es un bebé (1 año), el proceso será más fácil en comparación de si lo hace cuando sea más grande. Ello, debio a que con el paso del tiempo, el niño irá desarrollando el lenguaje, pero no de una forma correcta, lo cuál volverá más complicado el proceso cuando vaya a terapia de lenguaje siendo mayor.

Si comienza su proceso siendo un bebé, el proceso será largo, pero puede llegar a dársele de alta a los 7 años.


El tiempo de alta no es preciso o específico pues cada paciente es diferente, esto también va a depender de factores como:

  • El apoyo familiar

  • La constancia en las sesiones y ejercicios

  • El compromiso de parte de los padres en las indicaciones

  • La edad en la que inicien la terapia del lenguaje, pues entre más pequeños más rápida es la evolución.

  • El tipo de trastorno de lenguaje


Por todo lo anterior, te recomendamos llevar a tu hijo con un especialista lo antes posible, para poder apoyarlo a mejorar su comunicación con los demás, lo cual puede influir en su autoestima y calidad de vida.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo