top of page

GRATITUD EN EL CEREBRO


Por: psicóloga Andrea Ekaterina López


¿Qué pasaría en nuestro cerebro si por un día entero estuviéramos agradecidos por todo?

 

Debido a la amplitud de tecnología que existe actualmente, es posible tener un acercamiento científico de como nuestro cerebro reacciona ante diferentes estímulos que hace muchos años era casi imposible pensarlo. Las neurociencias nos ayudan a comprender un poco más sobre como es nuestro cerebro, y nos revelan como el ser una persona llena de gratitud reconecta con nuestro cerebro para ser más felices y con actitudes más positivas.


La dopamina es el neurotransmisor más conocido que se libera en las emociones placenteras, pero no solamente con eso, si no también con los sentimientos de gratitud. Pero no solamente basta con sentirlo, como psicólogos siempre tratamos de animar a las personas hacía la expresión de sus emociones y sentimientos. No es lo mismo sentir y guardarnos esas palabras a decirlas y expresar lo que tenemos dentro. Con la gratitud pasa lo mismo, en la corteza prefrontal medial del cerebro se activa cuando somos capaces de expresar ese agradecimiento, generando inmediatamente más dopamina.



El hipotálamo también es otra parte del cerebro más beneficiada con la gratitud. Con tan solo expresar muestras de agradecimiento ésta parte de nuestro cerebro regula de una mejor manera nuestras funciones corporales e incluso el estrés. Por lo que automáticamente el cortisol que es esa hormona liberada ante situaciones de estrés reduce en un nivel muy significativo y tendremos un cerebro menos estresado.

 

Después de leer los beneficios de ser agradecido aunque sea en aspectos que creas muy pequeños, ¿por qué no animarte a comenzar el día observando a tu alrededor y agradeciendo por lo que eres capaz de ver en ese nuevo despertar?

17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page