top of page

¿CÓMO AFRONTAR EL SÍNDROME DE LA CARENCIA AFECTIVA EN ADULTOS?

Por: Psic. Mariana González




¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE LA CARENCIA AFECTIVA?


Es un estado psicológico afectivo que con vehemencia, un adulto busca tener y teme perder, es decir, existe cierta demanda de un adulto a otro, para saciar la necesidad de sentirse seguro, querido y con atención, sin embargo, hay muchos cuestionamientos alrededor, como ¿de dónde surge?, ¿hay cura?, etc. que más abajo te aclaramos.


¿EN QUÉ CONSISTE?


La carencia afectiva surge en la etapa de la infancia, donde el factor más importante recae en los cuidadores primarios o padres, es decir, existe una privación de la atención, debido a factores externos que no siempre dependen de ellos, tales como el trabajo, divorcio o separación e incluso viajes, estos impiden se haga un apego seguro en el niño, y la convivencia sea limitada, de tal manera que el niño no comprende estas situaciones tomando dos posturas; desvalorización (nadie me quiere) o la culpabilización (soy el responsable de esto y nadie me quiere por eso).


¿ENTONCES MIS PADRES SON LOS CULPABLES?


No necesariamente se da así, sino más bien, llegan a existir distorsiones del cuidado que hay entre el niño y sus cuidadores parentales ya que puede haber presencia, pero no estimulación o empatía, falta de cuidados básicos de higiene, hábitos alimenticios, de protección y cuidado, esto genera angustia de separación, pues al tener poco de lo anterior, se desarrolla un miedo incesante de perder lo poco que se tiene.



SÍNTOMAS DE LA CARENCIA AFECTIVA:

  1. Nivel de confianza bajo

  2. Aislamiento social

  3. Disminución de la capacidad de atención y concentración

  4. Dificultades para hacer relaciones interpersonales

  5. Habilidades sociales deficientes

  6. Dificultades para identificar y regular las emociones


¿QUÉ HACER PARA CURARLA?

  1. El paso más difícil de atravesar es el de aceptar que requerimos ayuda y el acercarse a pedirla está bien, sobre todo con profesionales de la salud mental, el cual podrá orientarte en el proceso de autoconocimiento y también para aprender herramientas que te sean de apoyo.

  2. Tener disposición para trabajar temas que generan emociones que no nos agradan como la tristeza, el mismo especialista te acompañará a que reconstruyas tu historia de vida y abras tu perspectiva a la misma, recordando que merece respeto.

  3. Identificando y nombrando lo que sientes, teniendo en cuenta que también aprenderás el idioma adecuado para saber sobre las emociones básicas, complejas y sentimientos, ya que no son lo mismo.

  4. Confía en tí, en que a partir de este momento, ya no te encuentras solo, ya el terapeuta te acompaña a un camino de introspección, reflexión y autoconocimiento que te permitirán poner en práctica lo que te hizo falta en etapas anteriores a la que vives con tus propios recursos.



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page